¿En qué tipo de universidad estudiaste, y vives independientemente?

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Las nenas viven con sus mamitas: Marisol Aguirre


Afortunadamente las juergas son gratis, de otra manera esta sacrificada madre no podría ir a ninguna...

La decadente de Marisol Aguirre se ha asegurado de que medio Perú se entere de sus trapos sucios. Básicamente se ha estado quejando de que su ex esposo le quiere reducir la cuota para la manutención de los hijos de 12,000 soles (sin contar colegio, seguro médico para ella, servidumbre, etc., aparentemente) a unos “míseros” 9,000 soles. Aguirre habría exclamado incluso que con tan poca plata sus pobres hijos ya no podrían comer carne. Y es que, realmente, ¿qué primitivo trío de niños en el Perú podría subsistir con solamente 9,000 soles mensuales? ¡Estarían casi al nivel de los niñitos en los campos de refugiados de Darfur! Una verdadera imbécil.

El ex esposo aduce, razonablemente, que dado que ella está trabajando (y ganando unos 7,000 dólares aparentemente –unos 21,000 soles mensuales), le corresponde también colaborar con los costos de criar a los hijos. Lógico. ¿Qué persona razonable estaría en contra de esto? ¿Quién sería capaz de recurrir a los medios para denunciar tremendo abuso? ¡El padre de mis hijos quiere que yo también corra con parte de los gastos de nuestros hijos! ¡Abusivo, mal padre, mal hombre!

En Viviendo Solo, tenemos una hipótesis. Según ha trascendido, en la casa de Aguirre no vivirían solo ella y los tres hijos, sino también como cuatro empleadas de diverso tipo. Y además, la madre de Aguirre. Esta es la clave. La mamadependencia llevada al grado máximo. No solo es una mujer con trabajo, hijos, novio y cuatro nanas para atender a tres niños, sino que también considera necesario vivir con su mamita. Y esa es parte de la psique de las niñas-grandes: el mundo les debe la subsistencia. Y la subsistencia se la debe el esposo, el ex esposo o el novio. El día a día de la casa, es cuestión de la mamita, quien comanda a un staff de varios sirvientes. La vida para la niña-grande es un constante divertimento, en que la casa se mantiene por sí misma y el 100% del ingreso es para irse de farra a los lugares más “in” de la ciudad.

Qué decadencia. Nuestro único consuelo es que de grandes, seguramente esos tres niños se volverán nenas y vivirán con su mamita hasta los cuarenta años, y le tocará a ella ser sangrada. Pero incluso eso es decadente. ¡Bah!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En este blog no se permite el uso de replana en los comentarios. Ten esto en cuenta al comentar. Si es tu primer comentario en este post deberás consignar esta información:
Edad?:
Trabajas?:
Vives con tu mamita?: