¿En qué tipo de universidad estudiaste, y vives independientemente?

miércoles, 3 de febrero de 2010

Una invitación a boda de no-nenas

Justo me encontré por ahí con una invitación a otra boda. Anteriormente ya había escrito sobre este tema, así que me llamó la atención. La invitación era de escuela anglosajona, y de ahí me dí con la sorpresa de notar la diferencia con la escuela mediterránea. El formato era básicamente así:

Pepito Pérez y Juanita García

Junto con sus padres

Pancho Pérez Lucho García
María López Lupita Gómez


Tienen el agrado de invitarlos a su boda, a celebrarse en X lugar el Y del mes Z del año A.


Como pueden apreciar, mucho mejor. Quienes invitan son los novios, y sus nombres apropiadamente aparecen en letra más grande, y completos. No se les pone solo sus nombres de pila, como si siguieran siendo niñitos. Los padres son solo co-anfitriones secundarios, tal como se colige del hecho de que sus nombres aparecen con letra más pequeña. Como debe ser.

A qué se puede deber la diferencia de formato en algo tan pequeño como una invitación a una boda? Pues acá en Viviendo Solo proponemos que a diferencia de la cultura mediterránea en la que vivimos, en la anglosajona se obliga a los hijos a madurar mucho más rápido. Por ende, quienes se casa son los novios, y son los protagonistas principales de dicha ceremonia. En cambio en la cultura mediterránea, quienes se casan son los padres, y los novios son casi unos niñitos grandes (a pesar de ya estar en sus veintes, treintas, cuarentas o más) que requieren de la autorización de sus progenitores para hacerlo. Qué roche que quienes inviten gente a TU boda sean tus papás y no tú.

Qué decadencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En este blog no se permite el uso de replana en los comentarios. Ten esto en cuenta al comentar. Si es tu primer comentario en este post deberás consignar esta información:
Edad?:
Trabajas?:
Vives con tu mamita?: